jueves, 19 de enero de 2017

La vuelta a la rutina

Este año nos ha sorprendido la vuelta de Navidad con una ola de frío polar a -18 °C y un montón de nieve. No ha estado mal, teniendo en cuenta que el día de Reyes estábamos en La Línea a + 18 °C... nada, una ligera diferencia de ropa.
Ahora por fin Rano ha descubierto lo que es la nieve. Andar por la nieve, montarse en trineo (con miniasiento para bebés), romper el agua helada al pasar por encima, y poco a poco jugar con Asche.
Ya se va acercando el momento en el que les demos por fin una pelota de tenis y se entretengan solos, pero aún queda un poco para eso. Por ahora nos tendremos que conformar con que interaccionen un poco y se molesten sobre todo.
Por lo demás, el trabajo tranquilo (por una vez, después de la locura del año pasado), la casa tranquila y más o menos limpia, y pocas cosas a la vista.
Un concierto en pareja (¡solos!) y aguantar el tirón del frío. Aunque hay que pensar en positivo, aún estamos en enero y hay que mirar la nieve con ilusión, y no pensar todavía en la mierda blanca.

viernes, 23 de diciembre de 2016

¡Feliz Navidad y próspero año nuevo 2017!

Un año más se va y ha sido muy bueno.
Con sus más y sus menos, pero lo hemos pasado que es lo importante.
Que el que venga sea aún mejor.


martes, 29 de noviembre de 2016

Cuando no queremos renunciar a nada

Estos días ha salido una noticia sobre que una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha obligado a Hacienda a devolver a una madre el IRPF de la prestación durante la baja parental, declarando que la prestación que abona la Seguridad Social no tributa en el Impuesto sobre la Renta.
Ya hay incluso una campaña en Change.org con una petición dirigida a Ministerio de Hacienda y Función Pública: "Hacienda, devolved el IRPF recaudado por las prestaciones de maternidad y paternidad", que cuenta con la 120.748 firmantes (ahí es nada).
Pero la pregunta es, ¿cómo de justo es esto?
Un hijo está claro que a la larga cuesta dinero, pero una cosa es dar una prestación durante la baja y otra cosa muy distinta obviar que no todo el mundo está al borde de la pobreza cuando se pone a tenerlo y acabar cobrando más dinero durante la baja que trabajando.

En estos casos en España siempre gusta comparar con el norte de Europa. Ya tuve que corregir el gráfico de El Follonero en esta entrada sobre las semanas de baja comparadas con Suecia y Alemania, y ahora me gustaría hacer un cálculo de cuánto dinero recibe un progenitor que coja la baja en uno u otro país.
No voy a entrar en lo de antes del parto, porque hace no mucho dije que en España se trabaja hasta el día en el que das a luz y en Alemania te dan la baja 6 semanas antes, y me dijeron que estaba anticuada y ahora te la dan mínimo 3-4 semanas antes del parto, así que lo dejaré fuera.
En Alemania recibes después del parto el 65% de tu sueldo neto durante 14 meses (a repartir entre los dos progenitores), que en semanas vienen a ser unas 59 semanas.
Teniendo en cuenta que el tipo medio impositivo es del 30% significa que recibes el 45,5% de tu sueldo durante ese tiempo.

Ayer estuvimos mirando una amiga y yo la página de la Seguridad Social y lo más en claro que sacamos es que recibes el 100% de tu salario bruto, así que la cosa cambia bastante si se paga el IRPF o no.
Si en vez de durante esas 18 semanas (16 madre + 2 padre), se percibiera el 45.5% del sueldo durante más tiempo, saldrían 40 semanas, contando con que se cotiza a la Seguridad Social. En el caso de juntar las horas de lactancia en otras dos semanas, sepone en 44 semanas prorrateadas.
Vale, no llegan a ser 60 semanas como en Alemania, pero está bastante más cerca de lo que en un principio pudiera parecer.
Ahora mismo lo que pide la campaña de Por un permiso parental de 32 semanas o la propuesta aprobada en el Congreso no se queda tan lejos. Prorrateado esas 32 semanas serían 70 semanas que pondrían la baja parental española en prestación por delante de Alemania.
En Suecia me costa que también se cobra un 80% del sueldo, pero ya los números los dejo para otro día.

Por pedir que no quede, y ojalá se imponga, pero preferiblemente estando informado y sabiendo que hay que comparar peras con peras y manzanas con manzanas.

viernes, 28 de octubre de 2016

El choque cultural

Ya sólo estoy relejada como Merkel cuando no tiene que dar besos a nadie
Nunca pensé que tendría choque cultural con en mi propio país en el entorno de trabajo. 
No es que me fuera de España precisamente joven, ya había vivido allí 28 años e incluso había trabajado allí cuatro años (y otros tres como becaria), que hay veces que piensas que la gente que sólo ha trabajado fuera es la que lo va a tener más difícil para volver. 
Pero la vida es así, he de decir que ha habido cosas que me han sorprendido. 
La jovialidad, las bromas, que todo sea tan natural y no tan formal. Hay de todo, claro, y unos son más retraídos que otros, pero en tres días en Madrid he hablado con compañeros de allí de más asuntos personales, aunque fueran triviales, que con muchos de mis compañeros de todos los días en cuatro años y medio.
Que se tocan. Llega una a la cocina y le toca el pelo a un compañero y le pregunta que cómo está. ¿¡PERDONA!? ¿Debería cerrar la puerta o buscaros un hotel? El espacio personal, eso sí que no lo echo de menos porque no me gusta que me toquen, pero tampoco creía que me iba a sorprender.
Por supuesto dentro de eso está lo de darse la mano o dos besos. Al final he ganado yo con la mano, con los hombres, pero es que eso es algo que de verdad tenemos que reimportar. No eres mi amigo, no me beses. Y los amigos de amigos pues tampoco.
Que todo el mundo está en una oficina a un andar. Ahí seguro que no es algo alemán, que dependerá de la empresa y el sector, pero las oficinas en las que he estado hasta ahora son más pequeñas. La mayoría de cuatro pero las grandes como mucho de ocho o nueve personas, y ya hay gente que se queja. Hasta yo me he quejado a veces del ruido.
Las comidas, me he sentido como una guiri sorprendida de lo largo que es el menú del día, el rato que se tarda en ir a comer, el precio (vale, no siempre iba a ser todo más barato y ya sabía que rondaba los 11€ en las zonas empresariales), lo bueno que está todo y lo que he echado de menos el arroz con cosas sin saberlo. 

El caso es que de todo se aprende y la experiencia ha sido muy positiva. Espero repetirla y que no tarde otros cuatro años para que me sorprenda un poquito menos.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Hacer la maleta para profis

- Todo lo que necesitas cabe en una maleta de mano, da igual lo que dure el viaje.
- Incluido el portátil. Si está suelto en la parte alta de la maleta sólo tendrás que sacarlo un momento en el control de seguridad del aeropuerto. Luego una bolsa de tela es igual de cómoda que una mochila.
- La mejor bolsa de aseo es la transparente.
- El medioambiente debe ser salvado, pero llevar los billetes o reservas imprimidos no va a hacer tanto daño como que se te vaya la batería del móvil o no te cargue el Internet.
- Por si acaso, el cargador siempre a mano.
- Nada de cinturón para el viaje.
- Tampoco botas para el viaje, a poder ser, ni tacones, ni zapatos abiertos. Sandalias en el avión son sinónimo de pies helados.
- Si, una vez dentro, la chaqueta cabe en la maleta, mucho mejor.
- Un libro es tu mejor amigo para la espera.

miércoles, 12 de octubre de 2016

La cotización de los autónomos a la Seguridad Social en España NO es una cuota fija

Últimamente hay mucho debate sobre este tema y repetidamente salta a la palestra.
La cotización de los autónomos en España no se calcula automáticamente en función de sus ingresos, ni de su facturación, ni de sus ganancias (como parecería lógico).
Por desgracia, en este tema hay mucha información imprecisa y que lleva a error.
La cuota de autónomos tiene un valor mínimo, pero no es fijo. Depende de la base imponible que cada autónomo decida libremente.
Sí, así como para un empleado la base imponible va en función de su bruto, para el caso de los autónomos son estos los que deciden en base a qué cantidad quieren cotizar.
Este sistema busca originalmente compensar la diferencia entre importe facturado y ganancia.
Fuente:

Para un empleado, la cuenta es sencilla. Para contigencias comunes se cotiza en total un 28,30%. La empresa para una gran parte de 23,60% y el empleado un pequeño 4,70%.
También hay una cotización al desempleo del tipo general del 7,05% (entre empresa y empleado).

Hay también unas bases mínimas y máximas de cotización, ordenadas por categorías profesionales, que oscilan de los 764,40€-1067,40€ hasta los 3642,00€.
Para una base mínima de 764,40€ de un empleado, se paga un total mínimo del 35,55% que corresponde a una cotización de 271,74€ para 2016.

Ahora en el caso de un autónomo. Supongamos que tiene menos de 47 años por lo que no tiene un cálculo más dificultoso.
Para contingencias comunes se cotiza en total un 29,80%. La base mínima es de 893,10€ al mes y la máxima 3642,00€.
Sin embargo, la gran diferencia estriba en la frase: "Trabajadores que a 01/01/2016 sean menores de 47 años podrán elegir entre los límites de las bases mínima y máxima."

Para una base mínima de 893,10€ de un autónomo, se paga un total 29,80% que corresponde a una cotización de 266,14€ para 2016.
Dejémonos de medias verdades. También se puede elegir pagar el máximo de cotización por una base de hasta 3642€ al mes y no vemos a nadie hablando de eso.

Visto lo anterior, creo que queda claro cómo se calcula la cotización de un empleado y de un autónomo (que son prácticamente iguales, si nos ponemos tontos, un empleado cotiza de hecho más) y de dónde sale la cuota mínima.

miércoles, 31 de agosto de 2016

Hoy me he escondido

He tenido una reunión de trabajo de las de ir y volver en el día en avión y me he escondido en el baño para sacarme leche y no morir de dolor o ponerme mala.
Normalmente paso la jornada laboral completa sin problemas en la oficina y el cuerpo ya sabe que cuando llegue a casa por la tarde allí está Rano, así que no me sube la leche hasta un poco antes de irme.
Por eso la última vez que viajé me confié y sólo salí un momento al baño a mear, porque en cuatro horas de reunión no habían planeado ni una pausa. Ni para beber agua siquiera. En días así se hubiera agradecido algún fumador en la sala.
Acabé con la camisa mojada, dos veces, ordeñándome en el baño del aeropuerto y con un dolor continuo durante cinco horas, que no se me quitó hasta bastante después de llegar a casa.
Hoy ha ido mejor. He hecho todo lo que he podido. He tenido que pedir una pausa después de casi tres horas de reunión, que creo que uno de los compañeros con edad de tener problemas de próstata ha agradecido, pero he podido irme un rato. 
A descansar no mucho, más bien a esconderme y liberarme.
Es algo vergonzoso, aunque aún no sé muy bien por qué. Dije que no me iba a quedar a dormir porque sigo dando el pecho, pero al parecer el resto del día el problema no existe.
Así que he decidido contarlo y al menos de palabra no esconderlo. A ver si así con el tiempo se normaliza y se reconoce.
No hace falta quitar el pecho por volver a trabajar, sólo hace falta un poco de desahogo.

viernes, 15 de julio de 2016

Cuando los dibujos animados tenían malos

Hoy, a raíz de este artículo sobre tener como meta solamente criar a unos hijos felices, me he puesto a reflexionar y es verdad que el mundo de los niños está más edulcorado que antes.
Está claro que mi experiencia en esto de ser madre es reducida, así que aún no tengo una gran visión del tema, pero sí que es cierto que hay una cierta sobreprotección sobre la realidad a la que se enfrentan los niños de ahora.
No digo ya remontarnos a los cuentos de los hermanos Grimm, que entonces nos da un síncope, pero simplemente me ha dado por pensar en los dibujitos de antes y estaban el Coyote y el Correcaminos (uno quería matar al otro), Tom y Jerry (uno se quería comer al otro), los Pitufos (con el malo de Gargamel) o los mismos buenazos de los Gnomos (con sus trolls). En todos había un malo.
La última vez que estuve en España estuvimos viendo "¿Quién engañó a Roger Rabbit?" y flipé de que la categorización fuera apta para todos los públicos. Es verdad que la historia de chica nunca la entendí, pero sí que hay bastante connotación sexual y violencia, hay armas (de verdad) y muertes más o menos explícitas. 
Ahora pienso en Peppa Pig, La Doctora Juguetes, Pocoyó. Masha y el Oso... ¿hay algún muñeco no rosa y malo en la Doctora Juguetes? 
Creo que no. Tampoco en los demás.
No sé si es algo relacionado con la edad, porque en Bob Esponja ya empieza a estar el Calamardo que es un poco cabrón, y en Phineas y Ferb por fin hay un malo. A lo mejor ahora hay tantos tantos dibujos que da para que cada uno vaya añadiendo elementos a la historia, pero es cierto que hay un entorno en el que todo el mundo es bueno y todo el mundo vale, y puede, y es feliz.
Y no sé si es malo ni bueno que sea así, ya lo iré viendo, pero al menos merece una reflexión.

jueves, 30 de junio de 2016

Mune, le gardien de la lune (2014) - Una grata sorpresa

Mune, el guardián de la Luna (2014)
Hay veces que el Marommo se pone a mirar tráilers en la IMDb y de entre unos cuantos escogemos una película para ver. Unas veces son todas de acción, otras de ciencia ficción y otras, como el otro día, de dibujitos.
Suelo ser bastante escéptica porque no siempre un buen tráiler significa una buena película. En este caso fue un gran acierto.
La estética es muy diferente, para algo no es de Hollywood sino francesa, aunque el personaje principal precisamente parezca sacado de Avatar, pero el resto está bastante guay. Mucho colorido, parece un poco como "El Principito", trama amena (predecible, claro está, no deja de ser para niños) pero con un ritmo un pelín más lento de lo normal y un personaje femenino fuerte.
No pasa el test de Bechdel porque es la única del reparto, pero aún así me parece que el papel de la chica en global queda bastante bien.
De hecho estoy deseando volver a verla este verano con mis sobrinas, como excusa, claro está.
-------------------------------------------------------------------------------------------
FICHA TÉCNICA:
Título original: Mune, le gardien de la lune
Año: 2015
Duración: 85 min.
País: Francia
Director: Alexandre Heboyan, Benoît Philippon
Guión: Jérôme Fansten, Benoît Philippon
Música: Bruno Coulais
Fotografía: Animation
Reparto: Animation
Productora: Onyx Films / Mikros Image / Kinology
Género: Animación. Fantástico | 3-D
Ficha en IMDb

domingo, 5 de junio de 2016

Organizando el barrio

Hace un tiempo que me metí en un embolao y todavía no tengo muy claro el por qué o sobre todo el para qué.
Una vecina de los perros me invitó a una reunión de gente del barrio delante de la farmacia. Aparecí allí con perra y niño, como buena madre de baja, y resulta que era dentro, así que tuve que dejar a la perra en casa.
La idea era formar una red en el barrio para conocernos más y provomer la ayuda entre vecinos, desde llevarle la compra a los mayores hasta cuidar a los pequeños, un poco lo que hiciera falta. Suplir básicamente la falta de familiares cercanos o incluso la típica relación en el mismo bloque, que hoy en día parece que no hay excusa casi para crearla.
Como primeros hitos quedó registrarse en la web www.nebenan.de que organiza a gente de un mismo barrio (con verificación de la residencia y todo) y un mercadillo (Flohmarkt) en mayo.
De conejillo de indias me registré y resulta que ya había una mujer más. La página ofrece buzonear por ti y me preguntó si aceptaba que saliera mi nombre. Allí que mandaron un papel con nuestros dos nombres y calle a toda la manzana. Al principio la cosa fue poco a poco, dejé de meterme.
Empezamos a organizar el mercadillo. Uno de los otros se rajó porque tenía mucho lío y de repente, cuando no sabía si merecía la pena seguir, lo volví a mirar... 132 vecinos, 4 grupos de intereses, intercambio incluso de ropa de premamá.

Así que tiré para adelante y se hizo el Flohmarkt.
Esto es cómo quedó:
Desde entonces hemos ido a la reunión oficial del distrito, a presentar nuestro caso, a ver si nos apoyan, y por ahora parece que va bien. Incluso puede que salgamos en el periódico.

Editado (2016-06-30):
Al final salimos en el Süddeutsche Zeitung:
"Miteinander und füreinander"