lunes, 31 de diciembre de 2012

2012

Este fue el año en el que me casé, en el que emigré y en el que tampoco me quedé embarazada.
El año en el que cambié de trabajo y en el que entraron en mi vida María y Elena, para quedarse, espero.
Un año que empezó con muchas incertidumbres y que termina mucho mejor de lo que esperaba, contenta, en un país nuevo muy acogedor y con la posibilidad de haber viajado muchas, quizás demasiadas, veces a España para ver a la familia y los amigos.
El año que empieza tiene un número muy feo, pero esperemos que traiga lo mejor a los que están aquí y nos dejen seguir disfrutando de lo bueno a los que estamos fuera.
¡Feliz 2013 aventurero!

sábado, 29 de diciembre de 2012

Despidiéndome del primer año de casada

Creo que las despedidas de soltera no se cuentan, o eso tengo entendido, así que esta vez en vez de compartirlo voy a hacerlo como tradicionalmente, el que se meta en el blog que lo lea y el que no, no. Todo empezó como la típica cena de navidad de amigas, eligiendo fechas, sitios, menú,... Al final cayó un mexicano en el que no había estado nunca.
Qué cabronas que llegan tarde y con cosas. Ensaladas, flautas, nachos.
Al parecer cuando todas tus amigas se ponen de acuerdo para ir de un mismo color no debes pensar que eres una pringada, sino empezar a sospechar.
Un juego sorpresa, qué suerte tengo. Chupitos, tequila, margaritas.
Un bar donde hacerse fotos de perfil como de cárcel. Un bar todo de madera, mear en el baño con una desconocida, unas partidas al futbolín. Un guapo joven yogurín y al que le gusta Sabina.
Hubo un negro pero no fue gigoló.
El año próximo repetimos, eso sí, si no se casa ninguna ya tenemos a la elegida.

viernes, 14 de diciembre de 2012

La Navidad en Alemania

Ahora que ya se acercan las Weihnachten, que todo está nevado y que se apetece incluso un Glühwein de vez en cuando, se empieza a notar un poco la morriña. 
Va llegando poco a poco, un día es ver los indicios de una cena de Navidad, otro que te has perdido un amigo invisible (aunque aquí lo hemos hecho igual, claro, un Wichteln en toda regla, con regalos buenos y malos, bueno, casi todos buenos), una tarde que un amigo trae turrón de Suchard (aunque en casa nunca lo comas, no importa), y así poco a poco te das cuenta de que tienes ganas de volver a casa.
Me preguntó cómo será vivir en la piel de la gente que pasa las fiestas en su propia casa. Es decir, hay gente a la que va la familia a su casa. Algunos son canarios, pobrecitos, solos pero con su sol y su bañarse en Año Nuevo, jeje, pero otros... ¿son todos abuelos? ¿Hay que esperar a ser abuelo para pasar las fiestas en su propia casa? ¿O simplemente vale con tener a la familia cerca y no tener que viajar para tener esa sensación?
No sé, comprar un árbol y que dure toda la Navidad, montar un Belén y que no sea sólo para decorar en diciembre, el moderno centro-de-mesa-colgador-de-puerta de los alemanes...
Ahora que no sé todavía los planes, si subiré a Madrid, si no, incluso casi el día del vuelo, sólo pienso que al menos se ha cumplido lo que deseé el año pasado: que no hubiera pasado otra Navidad en la que verme de brazos cruzados, esperando mi suerte.
Bienvenida a Alemania, und frohe Weihnachten!

martes, 20 de noviembre de 2012

Sin ganas

Después de la oleada de visitas, las cenas, reencuentros / fiestas, quedadas, Superschnitzels, postres, meriendas y demás, ahora sólo queda trabajar. Y no tengo ni putas ganas.
Llevo dos meses con tanta pachorra, quejándome de que todo el mundo se retrasa, que ahora que casi todo lo que tengo pendiente depende sólo de mí no tengo apenas ganas de hacerlo.
Me esfuerzo un poco, consigo terminar algunas cosas, pero lo gordo gordo ahí sigue. Me mira, me dice "tradúceme del alemán al inglés", pero yo ni caso.
Es como lo de darle vueltas al plato de espinacas, que lo peor es que al final parece más grande de lo que es.
No sé si será por lo que dicen en Vitónica de que en invierno se te quitan las ganas y sólo quieres comer dulce o porque hay veces que sales a la calle un poco de noche y parece que sólo van a salir vampiros y zombis de sus tumbas, de esas que están escondidas en medio de los parques sin iluminar (*).
El caso es que no tengo ganas, y ahora mismo con los cuatro gatos que estamos en la oficina me echaría una siestecita de esas de apoyarte sobre los brazos y no se daría cuenta casi nadie hasta que pasara alguno de, como dice mi madre, muchos jefes que tengo.

* El Marommo me rompió la ilusión el otro día diciéndome que el humo que sube de las alcantarillas y el que puebla los cementerios es el mismo y son los vahos de la putrefacción. No veáis el asco con el que paso ahora con la bici por las alcantarillas, perdón, arquetas.

martes, 6 de noviembre de 2012

La batería que dura dos días


Exactamente, 1 día 23 horas 54 minutos y 4% de batería.
Al 3% ya no he podido mirarlo porque se apaga por seguridad para que siempre le quede un poco de batería remanente y no pete.
Eso es lo que ha durado el móvil chino que me llegó la semana pasada y con el que todos los que me habéis visto y sufrido sabéis que estoy que no cago (toma frase complicada).
Primero fueron los nervios de la espera, luego el descubrir que han sacado el Amoi N821 con una pantalla mejor apenas unos meses después y que ya las ROMs no valdrán de uno para otro. Que tuvo que ser negro en vez de naranja, que llegó antes incluso el nuevo a mi empresa que el mío (un día, pero no jodas, ¡qué día más largo!), que cuando llegó no traía las Google Apps y tuve que piratearlo y mirar y mirar foros y reviews hasta decidirle a cambiarle todo.
Que al final lo rooteé entero y le metí una nueva ROM en español (lo que antes se llamaba firmware creo y ahora se dice flashear).
Que de los 3 frikis de htcmania con el Amoi N820 que han probado la versión en español, una soy yo y vivo en Alemania, y no soy la más diestra de todos, claro está, pero me apaño.
Al final está todo en mi idioma, que me daba bastante igual pero ayuda mucho a que las aplicaciones no aparezcan en chino que es el principal peligro, si fuera sólo en inglés por mí plin, con el launcher original pero sin chino, y funciona de maravilla.
La pantalla se ve cojonuda, la cámara funciona (la de detrás, la otra ni la he probado), no pesa tanto como esperaba, es grandecico pero sobre todo por la funda de goma, la carcasa es de plastiquillo pero se quita y se pone de puta madre, y lo de las dos SIMs me tiene encantada.
Ah, y la batería. ¡Dos días! 
Después del otro móvil chino NOKLA la verdad que era lo que más miedo me daba, tener que cargarlo cada 2 horas. Pero no, esta gente ha evolucionado mucho, y desde copiar, ahora lo que hacen es mejorar.
Lo único que echo en falta es el LED de notificaciones, pero si el Samsung Galaxy S II no lo tiene y es el más vendido, quién soy yo para quejarme.

----------------------------------------------------------------------------------------------
(y el Alex Qu es tó majo)


Editado: Captura de pantalla, para que se vea que es verdad. Más de dos días y aún el 25% de batería

Aprendiéndolo todo de nuestro coche

Para la gente que vive en Alemania llega un momento del año en el que hay que cambiar las ruedas por las ruedas de invierno.
Si vienes de España seguramente no sepas qué ruedas lleva, no hayas cambiado una rueda personalmente en tu vida, o si lo has hecho ha sido por la de repuesto sin prestarle más atención.
Aquí todo el mundo sabe qué ruedas lleva su coche, cómo es mejor cambiarlas o incluso dónde coger las llantas de acero más baratas (sí, hay un mundo más allá del aluminio).
También resulta que no se cambian sólo las ruedas en el sentido de los neumáticos, sino que se compran juegos completos con llantas y todos para ponerlas en el Keller en un arbolico de estos.
Por suerte los germanos son muy amables y te lo explican todo, aunque a veces llegue por fascículos y hayas pedido los neumáticos por un lado online y ahora tengas que buscar las llantas por otro y que cuadren.
El tema es que cada vez que pensaba que estaba todo claro, que ya sabía lo que son todas las cifras, aparece algo nuevo y entra la duda de si será compatible.
Ahí es cuando pienso que tener que leerte las normas ISO es un puto coñazo, pero que, ¡benditas normas ISO! ¿A quién se le ocurrió no unificar las ruedas de los coches, al menos entre modelos de la misma gama?
Mucho que todas las casas tienen los mismos coches, y luego resulta que entre dos Leones del mismo año (2005) hay diferencias insalvables en las ruedas.
Para la próxima dictadura de la normalización, por favor, arreglen eso.

PS: Bueno, y lo que es de rematricularlo ya ni hablamos...

sábado, 27 de octubre de 2012

Una grata sorpresa

Hay noches de esas que dices de ver una peli y tienes muchas ganas de ver una en particular pero al final te decepciona. Ayer fue todo lo contrario.
No sabíamos muy bien qué poner, no teníamos claro los gustos o al menos nos daba vergüencilla tomar alguno la voz cantante, y al final nos dejamos recomendar por los chicos de Cuevana.
He de decir que al Marommo con la última de Abraham Lincoln: Cazador de vampiros se llevó un disgusto de lo mala que era, por mucho que estuviera en portada, pero también es verdad que no sé qué esperaba con ese título, desde luego.
El caso es que ayer echamos un buen rato con Seeking a Friend for the End of the World. No es que no sea predecible, que lo es, pero al menos es entretenida, salen bastantes caras conocidas, y tiene una historia un poco más amena que el típico chico-conoce-a-chica y viceversa. Steve Carrell nunca deja de sorprender alejándose de su papel en The Office y Keira Nightley necesita un buen puchero para dejar de creerse guapa sin serlo más, pero la verdad que hasta casi el final resultan más o menos creíbles.
Como decíamos viéndola, podría ser peor y ser la de Crepúsculo. Ahí sí que habría jodido la película.
Bueno, muy recomendable. Ya está disponible en HD para los piratas y pronto se estrenará para los legales del doblaje.
Que os aproveche el fin de semana, por aquí está cayendo una nevada que veremos mañana si no hacemos un muñeco de nieve...
----------------------------------------------------------------------------------------------
FICHA TÉCNICA:
Título original: Seeking a Friend for the End of the World
Año: 2012
Duración: 101 min.
País: EEUU
Director: Lorene Scafaria
Guión: Lorene Scafaria
Música: Jonathan Sadoff, Rob Simonsen
Fotografía: Tim Orr
Reparto: Keira Knightley, Steve Carell, Adam Brody, William Petersen, Rob Corddry, Derek Luke, Patton Oswalt, Gillian Jacobs, Natalie Gal, Connie Britton, Melanie Lynskey, Martin Sheen
Productora: Anonymous Content / Indian Paintbrush / Mandate Pictures
Género: Romance. Comedia. Fantástico
Página oficial: Focus Features
Ficha en IMDb: http://www.imdb.com/title/tt1307068/

viernes, 26 de octubre de 2012

Preparándonos para el invierno

La verdad que no hay cosa peor que el consumismo en cambio de temporada.
Empiezas a sacar la ropa o los zapatos del año anterior y descubres que ese jersey que no te gustaba nada sigue impecable, mientras que aquellas botas que te encantaban están hechas una pena.
No es que sea casualidad, claro está, pero ahí entra en juego las ganas irrefrenables de comprar y empezar la temporada con la ropa nuevecita.
Cambiar de país ayuda bastante, todo hay que decirlo. "Es que esto aquí no me va a servir", "esto no abriga lo suficiente" o el infalible "si es que ya está un poco viejo, mejor ahora que luego no quedan tallas".
Y así te pones y te pones, y al final tienes un armario completo nuevo de cosas que, ojalá, te pondrás dos veces.
He de decir que con los patines, a pesar de lo accidentado del final de verano, he conseguido romper esa racha y usarlos al menos dos veces para soltarme antes de que llegara el frío y se acabaran los días de sol. Ahora queda ver si realmente vamos al Blade Night a la vuelta en verano, pero eso será otra historia...
Por ahora me quedan los pantalones de nieve, las botas, las botas más monas pero de cuero que abriguen, el chaquetón de snow, la felpa-orejeras rescatada de mis tiempos de la Sierra y la incertidumbre de si 10 años después (ó 13 más bien) me volverá a no gustar esquiar o habré cambiado.

lunes, 22 de octubre de 2012

El viaje a Berlín

Cuando uno va a una ciudad en la que ya ha estado pero las circunstancias han cambiado tanto, es posible verla con otros ojos.
Eso es un poco lo que me ha pasado con Berlín. Por un lado no, la parte turística sigue siendo como era, pero por otro lado el verla a través de los ojos de la gente que vive allí, o que quiere muy fervientemente vivir allí te hace darle un nuevo enfoque.
No me he enamorado de ella como le pasa a alguna gente, pero tampoco la veo invivible como la ven los bávaros. Tiene su encanto, el rollo altenativo y descuidado, las pintadas, los edificios nunca nuevos, los clubes en una vieja fábrica (con portero gilipollas y todo), los amigos del Erasmus y de la vida, las pintadas en el muro, el artisteo por la calle... no se puede decir que le falte algo.
Sigo pensando que no me gustaría vivir en una ciudad tan grande, con Madrid he tenido bastante y ya le había cogido cariño al menos, pero entiendo que haya gente que quiera pasar un tiempo allí, aunque más que tirados lo que haya sean modernetes. Me vengo con muy buenos recuerdos y con otra historia encima de la que ya hice la última vez. Esta vez el turismo de padres ha cambiado por el turismo del Free Tour (muy recomendable) y de la vida nocturna.
 
Decepción con que no todo valga la mitad que en Múnich, pero chico, no puede ser perfecto. Ya estamos un poco con el "pues esto en mi pueblo es así" o "esto en mi pueblo es mejor", pero es que digan lo que digan Múnich es muy bonico, ¡y tiene la Augustiner!
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Peli recomendada: This ain't California

lunes, 15 de octubre de 2012

Winter Is Coming

Ya lo decían todos los pronósticos, que Múnich es verano es una ciudad muy bonita, y que cuando llegara el invierno ya nos íbamos a enterar de lo que era tener pocas horas de sol.
Hoy ha sido el primer día que he tenido que encender la luz de la cocina porque literalmente no se veía un pimiento. Bueno, literalmente no, podríamos decir que no se veía el pavo o el tomate.
Por ahora lo llevo bien, la verdad, el fin de semana ha hecho buen tiempo (que siempre se agradece) y hemos podido incluso salir a tomar el solecico y patinar, o al menos intentarlo.
Ahora queda empezar la semana con un tiempo de mierda (otra vez) y preparar los ánimos para pasar el fin de semana en Berlín.
Lo cierto es que a estas alturas creía que tendría mucha más ilusión, pero debe ser el ser lunes y que no tenga mucho trabajo a la vista, o el miedo a que cualquiera de los flecos que tiene salgan mal, que estoy como un sabor agridulce, sin hacerme mucho a la idea de que vamos.
Bueno, tampoco se le puede pedir más, no? ¡Es lunes!

domingo, 7 de octubre de 2012

Y por fin se hizo la luz

Bueno, no es que estuviéramos sin luz en el baño, más bien es que estábamos con poca luz y con unos cables colgando. Como diría Anniehall, lo que no se hace la primera semana de entrar en un piso ya no se hace nunca. Y en esas estábamos, aunque estamos intentando ponerle remedio. En general he de reconocer que a pesar de lo coñazo que soy, el que suele ponerse serio un día y hacer algo realmente suele ser el Marommo. Me avergüenzo de ello, pero es así. Así que después de un día recogiendo lo que llegó a llamarse el armario de la entrada (o sea, las cajas que en su momento llegaron con la mudanza y tenían cosas de invierno o innecesarias para la supervivencia), ahora lo más fundamental que quedaba era la luz del baño.
He de decir que cuando pasa un tiempo hasta te acostumbras a que haya 3 cables pillados con una clema colgando encima del espejo y dejas de tener miedo a electrocutarte por arco eléctrico cada vez que te duchas y se llena todo de agua condensada. Como soy ingeniera que eso no pasa, pero no podia dejar de tener cierta intranquilidad.
Por suerte el otro día compramos unos foquitos muy monos, con sus bombillas ultracaras pero halógenas y Eco (¡maldición, son clase D! ¡y ya traía unas!) y ahora podemos estar en el baño pensando que es de día porque mide 2 m² y la luz da como para un estadio de fútbol.

¿Y por qué estoy contando esto? Pues porque es domingo, y llueve, y es el final del Oktoberfest, y aquí estoy yo liada con un montón de mocos, con la nariz que gotea y sin haberme despedido como dios manda de la feria haciendo un día de Mädels. Que para una vez en la vida que tengo amigas, me he quedado sin tarde de chicas en el Wies'n.
Por lo menos nos quedan todavía las tardes buenas de otoño, que son casi como primavera.

domingo, 30 de septiembre de 2012

martes, 25 de septiembre de 2012

De vuelta a la normalidad


Cuando normalidad significa Oktoberfest, claro. No conté la segunda parte de las vacaciones y la verdad es que debería. Viaje a Madrid, experiencia única, visita a Toledo, barbacoa en familia para celebrar la boda en la meseta manchega, noche sin dormir apenas y vuelta con Ryanair (sin incidentes) al fresco de Múnich.
¡Ya ha llegado el otoño!
Siempre hubiera pensado que la mejor época para tomarme vacaciones eran julio y agosto, pero no. Desde luego es mucho mejor alargar el verano en septiembre y luego disfrutar aquí del veranillo de San Miguel para el final de mes y el comienzo del Wiesn
Ahora quedaba coger nuevas tareas y empezar a cumplir las metas adquiridas, y a ello me he puesto. Claro que con la desgracia de que no todo el mundo estaba tan motivado como yo y en estas tres semanas se han debido dedicar más a otros menesteres y a irse de feriantes al InnoTrans que a otra cosa.
Por lo pronto mañana tendré que quedarme en casa a esperar si me mandan tareas. Y si no, pues qué remedio, habrá que terminar con toda esa cerveza.
Datos: El Oktoberfest en cifras (alemán)

lunes, 10 de septiembre de 2012

Celebrando lo incelebrable

Ya he comentado algunas veces que hay gente que desde que nace, o desde que se hace un poco más bien, sueña con su boda ideal.
No es mi caso. Yo me imaginaba un día horroroso, con un montón de gente, la mayoría desconocida, un banquete en el que no hablaba con nadie y amigos que no se emborrachaban como si no hubiera mañana.
Al parecer la suerte, por suerte, nunca está echada, y uno al final tiene algo parecido a lo que quiere. Envidio a los que disfrutan con los bodorrios, y yo como invitada disfruto en ellos, que conste, pero eso no es para mí.
El caso es que no esperaba que nada de lo que fuera a pasar me gustara, pero me equivoqué. Y me alegro mucho de ello.
Sintiéndolo mucho por los amigos, apenas hubo. Creo que ha sido mejor, no por no celebrarlo con ellos, sino por la parte en la que ellos se emborrachan y tú ni los ves. Me hubiera dado bastante pena que pasara eso, aunque por otra parte al final con muchos no he tenido la oportunidad ni de brindar con una caña. Para todos ellos, Múnich está abierta a visitas siempre y hay sitio (con moderación).
También faltaron y faltarán algunas primas. Lo mismo, los niños caben en los aviones y la cerveza alemana está muy rica.
Por lo demás, la primera parte de las barbacoas creo que fue un éxito. A mí me gustó mucho, y aunque las organizadoras se pasaran algunas cosas por el forro, al final estuvo comedidamente bien.
Ya han ido apareciendo fotillos, y creo que soy la que menos tiene, así que tampoco voy a poner un álbum entero aquí.
La segunda parte, la semana que viene.
Y muchos, muchos besos.


PS: ¿Que si no tenemos viaje de novios? ... ¿Pero os parece poco? Y vamos, si no, el año que viene a Cancún.

domingo, 2 de septiembre de 2012

jueves, 30 de agosto de 2012

El Mitarbeitergespräch

Aparte de para renegociar el sueldo, la reunión anual con el jefe que se hace en Alemania sirve para marcar unos objetivos.
A gente como yo, que no soy especialmente ambiciosa, nos supone un reto. La idea es decir qué quieres de la empresa, que la empresa te diga qué quiere de ti, y marcar unos objetivos comunes.
¿Pero y yo qué quiero? Al principio la verdad es que no sabía qué decir. Después de sólo 6 meses tampoco me había planteado hacia dónde quería tirar, ni mucho menos qué cosas cambiar.
Supongo que el hecho de que nunca antes hubiera hecho algo así con el Malabarista también influye. En el circo era más bien un soltar las cosas a bocajarro en la hora del café, para que se supieran ("pues yo sí quiero ir a México") o, cuando había necesidad o un extra de valentía, decir que querías hablar con él y hacero en privado ("quiero entregar el Proyecto Fin de Máster en 2 meses"). Pero nunca así una cosa planificada e independiente del estado de ánimo del jefe.
Eso es lo que más me ha sorprendido, aunque supongo que dependerá tanto de la persona que no es una regla general.
En conjunto me ha parecido una idea cojonuda. No me había planteado hasta ahora lo mucho que echo de menos la vía, el contacto con los clientes (sí, aunque siempre voy haciendo amigos) o la idea de aprender ciertas cosas nuevas.
Me parece una forma bastante buena de conseguir por parte de la empresa que sus empleados estén motivados para mejorar, puesto que hay una recompensa, claro, y en la línea que la empresa busca, y por otra de los propios empleados de tomar decisiones sobre su futuro activamente y no caer en la tentación de que pase el tiempo, y pase el tiempo, y en 3 años digas "pero si yo lo que quería era ser experto en esto, o ser jefe de lo otro". Si pasa eso, es culpa tuya, porque al menos oportunidad has tenido.
Ya veremos de aquí a los próximos 6 meses si he cumplido todo o si no, y qué tal se me dan los pasos necesarios para volver a la locomotora :)
La pregunta que queda ahora es: ¿iré de amarillo?

Los juegos del hambre

No es que ahora nos haya dado por ver películas de quinceañeros, pero de vez en cuando dejar la temática de inmigrantes o las pelis de coña pura tampoco viene mal.
La última fue Fanboys de frikis que buscan una copia perdida de la primera de las nuevas de la Guerra de las Galaxias, y las anteriores Almanya o Un franco 14 pesetas.
Esta vez han tocado Los Juegos del Hambre. En su momento oí hablar de la peli y de que se basaba en unos libros. Como siempre, el Marommo se los leyó para antes de salir la película y tenía su opinión formada. Después de contarme de qué iba y ver los tráilers me pareció que no me iba a gustar. Mucha angustia y muy poco corazón, eso adolescentes matándose por gusto no me llamaba demasiado.
Al final la vimos anoche, en ilegal porque al final es más difícil de lo que parece lo legal, claro, y con muchas paradas. Conseguimos ver la segunda mitad entera gracias a StreamCloud, pero vamos, a trompicones.
Los trompicones son buenos porque te ahorras las escenas desagradables, pero por otra parte si no tienes a nadie que la haya visto te puedes perder trozos importantes.
El caso es que me gustó. O no, no lo tengo claro. Pero al menos no me dejó la misma sensación que Crepúsculo. Es una peli que se deja ver y que pasa sin pena ni gloria. Está claro cuál es el público objetivo (ay omá ese chico del pueblo que sale tan poco) pero para echar el rato está bien.
Ahora a ver qué pasa en las siguientes partes, cuando salgan. Tendré que consultar con la almohada, o en su defecto el hombre que duerme sobre ella, si puedo ir o no a verla al cine.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
FICHA TÉCNICA:
Título: Los Juegos del Hambre.  
Título original: The Hunger Games.  
Dirección: Gary Ross.  
País: USA.  
Año: 2012.  
Duración: 142 min.  
Género: Ciencia-ficción, drama.  
Reparto: Jennifer Lawrence (Katniss Everdeen), Josh Hutcherson (Peeta Mellark), Liam Hemsworth (Gale Hawthorne), Elizabeth Banks (Effie Trinket), Woody Harrelson (Haymitch Abernathy), Wes Bentley (Seneca Crane), Donald Sutherland  (presidente Snow), Lenny Kravitz (Cinna), Stanley Tucci (Caesar Flickerman), Isabelle Fuhrman (Clove), Toby Jones (Claudius).
Guión: Gary Ross, Suzanne Collins y Billy Ray; basado en la novela de Suzanne Collins.
Producción: Nina Jacobson y Jon Kilik.
Música: James Newton Howard.
Fotografía: Tom Stern.
Montaje: Stephen Mirrione y Juliette Welfling.
Diseño de producción: Philip Messina.
Vestuario: Judianna Makovsky.  
Estreno en USA: 23 Marzo 2012.  
Estreno en España: 20 Abril 2012.
Web oficial: Los Juegos del Hambre
Ficha oficial en IMDb: http://www.imdb.com/title/tt1392170/
Ya en Blu-Ray y en edición Kindle en Amazon.es

domingo, 26 de agosto de 2012

Estrenando el copago (en urgencias)

Hace ya un tiempo tuve un accidente con la bici, yo solita, y me comí el manillar con el pecho. Estuve de baja médica y todo el mundo en mi oficina se rió de mí. Es lo que tiene ser torpe, te tropiezas habitualmente (o te caes con la bici, en este caso), te haces daño y la gente se ríe. C'est la vie.
Pero bueno, es una cosa que aceptas y ya está. Como ser rubia, o castaña, o tener los azules, aunque realmente sean grises.
El caso es que esta vez no ha sido mi culpa, aunque nadie me haya creído. Bueno, supongo que en parte intrínsecamete sí fue mi culpa por no tener la habilidad o la destreza de evitar a la otra chica, o de poder tocar el timbre con la misma mano con la que debía frenar con el freno que sí funciona en vez de gritar "Achtung! Warte!". Como sea, allí me vi a las puertas de un accidentillo, bastante lenta por cierto, y pensando "bueno, tampoco va a pasar nada".
Pero hay veces que sí pasa. Nada grave. Desgraciadamente no me partí el dedo gordo, porque es una cosa que la gente hubiera aceptado mejor, con un "uhh, tiene que doler" pero sin desagrado. Pero uno no elige lo que tiene y así estoy, medio cojica y con "malestar" como dicen los germanos, a las puertas de mis vacaciones en España. Si me podré bañar en el mar sin ver las estrellas, aún no lo sé.
El tema es que yo quería hablar del copago y se me va el hilo.
La otra vez fui por primera vez al médico y pagué mis 10€ correspondientes. Se supone que te valen para 3 meses, y me atendió el médico que yo quise, me mandó las radiografías en la clínica que él quiso, y pagué 6,35€ por un corsé ortopédico (que haciendo la cuenta del 10%, valdrá 63,50€ que no está nada mal) y 5€ por un ibuprofeno con receta que sin receta valía 13,50€. No, no era ibuprofeno de oro, que eso sí que lo pregunté. De las medicinas se paga también el 10% pero el mínimo son 5€ y el máximo 10€, de modo que apenas hay medicinas cuyo precio de venta al público baje de los 5€, total, los vas a pagar igual...
Esta vez no tuve tanta suerte y tuve que ir a urgencias porque era fuera de hora (las 19:00, a quién se le ocurre). Fuimos en bici al hospital porque al parecer en Múnich no circulan taxis libres fuera de las paradas y la mayoría no tienen pintado el número en el lateal, y al final íbamos a tardar menos que llamando y me dolía menos que andar. Así me pude llevar la bici conmigo, aunque me iba frenando todo el rato porque se dobló un poco. 
Llegamos y resulta que los 10€ del copago no son para cada 3 meses, son por trimestres. Así que como mayo y agosto son trimestres distintos me tocó pagar. No tengo muy claro que no sea que además en urgencias siempre hay que pagar, pero bueno, luego el de cabecera no me ha vuelto a cobrar así que me quedo con la duda.
Lo que sí me llamó la atención fueron los carteles en inglés y alemán (el Marommo dice que también en italiano pero, gracias a dios, aún no en español) de que si no tienes tarjeta sanitaria europea te toca pagar 200€.
Se supone que si luego es menos te devuelven y si es más te toca pagarlo, pero vamos, que si te toca más no vuelves y ya está. También puedes no pagarlo en el momento y te dan un ticket para que lo ingreses, al menos a mí con lo 10€ me lo dieron en un principio, así que al final puedes tratarte, volverte a tu país y si te he visto no me acuerdo.
La verdad que hoy en día con el discurso que hay en España de la necesidad del copago, este sistema te da qué pensar. No tengo aún muy claro si es mejor o peor, pero el caso es que tiene sus ventajas (elección real de médico, asistencia casi inmediata sin esperas) pero por otro lado tiene claramente ciertos vicios, como el del precio de las medicinas.
Habrá que ver cómo evoluciona en España, pero para empezar aquí ya han puesto la obligatoriedad de la foto en la tarjeta sanitaria para evitar el fraude. Así que muy buenos son, pero ya empiezan a desconfiar un poco.

viernes, 17 de agosto de 2012

Ser honesto

Hoy en día ser honesto está infravalorado. O más bien, ser honesto en España está infravalorado.
Si pagas impuestos que no son obligatorios, si te sacas el seguro del coche a todo riesgo, si te empadronas donde vives realmente, no sólo nadie te lo valora sino que en muchos casos te toman por tonto.
Últimamente estoy intentando coger un poco de lo bueno de la cultura alemana, ya que me quejo tanto de las cosas "malas" o que no comprendo, para compensar.
En algunos casos por convicción y en otros por obligación, o por miedo a la multa.
Al final, a pesar de los consejos contradictorios que me dieron, me apunté a lo de pagar por la tele y la radio. Me supo muy raro, porque es como que más de la mitad que internet, pero bueno. Ahora nos hincharemos a ver las olimpiadas en la Erste y la ZDF en HD y a ver si compensa.
Lo siguiente ha sido intentar ser legal en cuanto a la piratería. El otro día descubrí que sí que hay ofertas más que razonables para contratar servicios en streaming y con tarifa plana, como el LoveFilm.de. Lo malo es que no lo entendí bien, o tuve mucha suerte cuando lo estuve probando gratis, pero el caso es que a pesar de su bajo precio (3€ al mes con la oferta de Amazon), ahora tengo 6 meses de streaming ilimitado, pero en alemán y sin subtítulos. También puedo pedir que me manden a casa todos los DVDs que quiera, pero bueno, eso no lo veo tan ventajoso o tan práctico, la verdad. Tienen otra opción que es hacerse el primer mes gratis, pero luego tienes que hacerte otra cuenta si quieres usar el cupón.
En fin, qué remedio. Esperemos que la cosa vaya mejorando y de aquí a enero de 2013 la oferta aumente, o salgan algunos otros servicios que merezcan la pena, porque entre el youtube capado, los anuncios en ruso de Series.ly y los servidores que ya no cargan como antes, ver una película empieza a ser deporte de riesgo. O renuncia de sueño, depende.

viernes, 3 de agosto de 2012

domingo, 22 de julio de 2012

Del primer mundo al tercero

Bueno, no hay que ser tan exagerada, ni lo uno es perfecto ni lo otro son todo fallos.
El caso es que en esta época sí que se nota mucho la diferencia. Ninguna de las cosas son nuevas. Me he venido a mitad de la Mancha, en pleno año seco como pocos, a un pueblo con restricciones de agua.
Deberíamos dar gracias porque al parecer en los pueblos de alrededor hay algunos que están con dos horas de agua al día, mientras aquí la gente sigue llenando piscinas, pero es difícil no ver el contraste con mis Kollegen que me dicen que luego en invierno ya disfrutaré bañándome en la bañera. No lo veo, supongo que dentro de un tiempo me acostumbraré, pero lo que es ahora no lo veo.
Luego están las otras cosas. El no tener la tarifa de internet en el móvil (¿cuándo me hice tan dependiente?), el no tener aire acondicionado, el ya casi no conocer los programas que echan, más allá del Sálvame o el Saber y Ganar.
Y luego está lo otro.
Podría decir que el 90% de las conversaciones que he tenido aquí se han centrado en la crisis. Dicen que lo que ha conseguido el PP en estos meses es la unión nacional y es verdad. Pero no hay que ser injusto, ya lo consiguió ZP en su momento, ahora simplemente es peor.
Supongo que el hecho de que yo esté en Alemania ayuda a sacar el tema, pero el caso es que está todo el mundo igual y deseando contar sus penas. Y no son pocas.
Sinceramente espero que ocurra un milagro y que cuando vuelva en septiembre ya no sea así, pero me temo que no es cosa de meses y puede que ni de años.
Para la próxima seguramente sea al revés, más gente contando que se ha ido. A Suiza, a Francia o a Australia. Y me alegro por ellos, les costará, pero al menos traerán cosas nuevas que contar.
Que tengáis buen verano, voy a ver si no me deshago al sol.

miércoles, 4 de julio de 2012

Los primeros pasos para vivir y trabajar en Múnich

Estos son los primeros pasos a seguir cuando lleguéis a Múnich con un contrato de trabajo bajo el brazo.

1 - Empadronarse en Múnich. 
Para los alemanes es muy importante hacer el "Anmeldung" nada más llegar a la ciudad. Hay que ir al Kreisverwaltungsreferat, en la parada de metro (U-Bahn) Poccistr. y está al lado de la boca del metro, no tiene pérdida. Tiene unos horarios muy raros que se pueden consultar en la web, así que conviene mirarlos antes de ir. Va por letra, en información dices el apellido y te mandan a la zona de espera que corresponde para coger el número. Éste es el papel fundamental para poder hacer el resto de trámites, así que no deis nunca el original del Anmeldung, sólo copias. Para empadronarse hay que dar una dirección, si os quedáis en casa de alguien se pone vuestro nombre y después "C/O Fulanito Pérez" que es vuestro amigo. También tenéis que pedir que os saquen número fiscal (Steuernummer), pero ya no entregan en mano la tarjeta fiscal, para eso hay que ir a otro sitio. 
Editado: A partir de 2013 se puede descargar el formulario por internet y mandarlo por correo.

2 - Cuenta bancaria. 
Para cobrar la nómina, pagar en los establecimientos y tener móvil de contrato necesitáis una cuenta en el banco. Los bancos alemanes son como del siglo pasado, así que es mejor buscar uno sencillo y que permita trámites por internet. El más recomendable para empezar es el Postbank que está en muchas oficinas de correos y abre hasta las 18:00. Tenéis que llevar el Anmeldung, y la cuenta con la nómina a partir de cierta cantidad es gratis. También dan una tarjeta EC-Karte (necesaria para comprar el abono de transporte, por ejemplo) y hay una Visa gratis el primer año. Le decís el nombre y la dirección del empleador para que se lo notifiquen y os paguen ahí la nómina. Aquí es importante que vuestro nombre esté en el porterillo automático y en el buzón, si no las cartas del banco las devolverán aunque ponga C/O en la dirección. Suelen tardar en general un poco con todo, no desesperéis.

3 - La Seguridad Social. 
En otros posts se ha hablado mucho de esto. En Alemania para tener acceso a la asistencia sanitaria de la seguridad social hay que elegir una compañía que lo gestione. La mejor para mí es la SBK o la TK. Aquí os tienen que dar el número de la seguridad social (Sozialversicherungsnummer) para que se lo deis al empleador. La tarjeta sanitaria tarda entre 1-2 semanas y se puede contratar online en las páginas de las Krankenkasse o por teléfono. 
Luego para ir al médico sólo hay que ir con la tarjeta al que os guste y pagar los 10€ la primera vez para tres meses.

4 - Empadronarse en el Consulado. 
Ya que vais a residir en el extranjero es bueno tener los papeles en regla, para luego poder votar o renovarse la documentación. Está en la Oberföhringer Str. 45 (U-Bahn Arabellapark) y abre hasta la 13:00. Tenéis que llevar también el Anmeldung y preferiblemente el DNI y el pasaporte para hacerlo todo de una vez. Son muy amables y se hace en el momento.

5 - Hacienda. 
Hay que ir a la delegación de Hacienda (Servicezentrum de la Finanzamt) en la Deroystraße 6, una semana o así después de anmeldarse. Hay que llevar el Anmeldung y cualquier otro papel que tengáis de estar casados o tener hijos para el cálculo de los impuestos. Va por número, y tenéis que pedir un certificado de inicio de actividad laboral en Alemania, que se llama "Bescheinigung für den Lohnsteuerabzug". Ese certificado se lo tendréis que entregar a vuestro empleador para que sepa cómo hacer las retenciones en la nómina y tenga el número de identificación fiscal (Steuernummer).

Y eso es todo. Por supuesto interesa hacerse un número de teléfono móvil, buscar un piso, pero eso para otra ocasión.
Espero que os sirvan de ayuda y muchas gracias a Edurne y a la chica del blog Una Española en Múnich, por hacernos la vida mucho más fácil.

miércoles, 27 de junio de 2012

De las pequeñas cosas alemanas

Los alemanes no friegan el suelo. Directamente. Ni barren. Por no tener no tienen ni recogedores con palo.
Tú vas a una casa alemana y derramas algo, y no puedes decir simplemente "perdón, lo siento, ¿dónde tenéis la fregona?". ¡Nooo! En una casa alemana no hay fregona. A lo más que puedes aspirar es a una mopa que lo guarrea mucho o en el peor de los casos a un trapo un poco gordo con el que tienes que agachar tú mismo a recogerlo. ¿Que cómo no tienen las casas luego con el suelo todo pegajoso de no fregar bien? Pues ni idea, el caso es que debe ser un parquet autolimpiante porque si no no me lo explico.
Pero eso no es lo peor, no. Puede ser que vayas a casa de alguien y se te caiga algo sólido. Entonces, si es que tienen escoba, te pones a recogerlo todo digno y cuando llega el momento de echarlo a la basura preguntas: "¿y el recogedor?" Y ahí es cuando aparece el recogedor de mano. Claro, que ahí entiendes por qué suelen tener sólo el típico juego de cepillo de mano y recogedor, porque ya me dirás tú de qué sirve barrer todo dignamente desde las alturas con tu palo si luego te tienes que agachar igual a meterlo en el recogedor y encima con una pedazo de escoba que lo echa todo fuera. No señor, no tiene sentido.

La verdad que este tema daría para un monólogo digno de Piedrahita, pero yo no tengo tanta gracia y además me van a regañar porque siempre estoy comparando las cosas entre Alemania y España.
Pero es que cuesta mucho acostumbrarse, o me lo tomo con humor o me vuelvo a las faldas de mi madre.
Muchas gracias, ¡y buenas noches!
¿Por qué el palo de la escoba es más largo que el del recogedor? 
¿Qué pasa, que la persona que barre es más alta que la que recoge?

jueves, 21 de junio de 2012

El orgullo de los alemanes

En España hablamos mucho de memoria histórica pero no tenemos ni puta idea.
Ahora pensando en el museo de la BMW he recordado las imágenes que vimos de trabajadores forzados de los campos de concentración (con pijama y todo) en la línea de fabricación de la BMW.
Eso sí que es echarle cojones. Una cosa es decir "hubo culpables, hay que resarcir a los muertos buscando sus fosas comunes" y otra muy distinta tener fotos de lo que hiciste en tu propio museo, en tu propia casa, para que todo el mundo las vea y pueda avergonzarse de ti.
Y eso es muy de aquí. En España estamos siempre con el "hay que perdonar, hay que olvidar", como si por los años fuera menos grave, y ni siquiera sabemos la mitad de lo que pasó en los dos bandos hasta que vemos o leemos un documental trasnochado y nos quedamos asombrados.
En mi caso creo que no hay que olvidar. Perdonar está bien, la gente de ahora no tiene la culpa de lo que hizo la gente de entonces, pero meter los hechos en un cajón y no sacarlos tampoco está bien.
No me imagino lo que debe ser que los americanos hagan películas todo el tiempo de tus miserias, pero viendo cómo se lo toman ellos mismos, imagino que no tan grave como si nos hicieran un Indiana Jones de la época de la Guerra Civil a lo McGyver en el País Vasco.
Ahora con la Eurocopa se siente ese orgullo. Antes de empezar estaban muy gallitos con que nos veríamos en la final, y sin embargo ahora de vernos jugar réguler con Croacia como mucho me vienen uno a uno a hacerme una broma. Y lo mismo con el rescate, se ceban pero muchísimo menos de lo que me esperaba, supongo que porque saben que si no nos venden más coches no habrá esta vez ayuda gratis que los saque adelante.

martes, 12 de junio de 2012

Montando la casa, poco a poco

Parece que no se va a acabar nunca, pero supongo que como todo pasará.
Hace unos días que no escribo, vamos, desde que volvimos del viaje, y la verdad que es porque no hemos parado. Creo que me he recorrido el camino al OBI más veces que a ningún Leroy Merlín de España, y en total llevamos 3 Baumärkte diferentes en lo que va de junio, sin contar con el IKEA y el falso Carrefour ese que los germanos llaman Real.
Ya tenemos casi de todo, y hasta cosas en el trastero. Que si medio mueble de la cocina que cortamos, que si una barra de las cortinas que nos dieron, que si... vamos, se va a llenar de quesis.
Pero es bonito. Creo que un par de visitas más a tiendas de bricolaje y nos cuesta el divorcio, pero para lo que podría ser no lo llevamos demasiado mal.
También hace ilusión por una vez amueblar algo tú, no tener que intentar hacer apaños con muebles de la época del Cuéntame o tener tan justo el espacio que todo lo que te gusta no cabe.
Siempre está ese sabor agridulce de saber que es provisional, que por mucho que dure el piso no es tuyo y tarde o temprano te tendrás que mudar. Esta vez hemos tenido mucha suerte y la mayoría lo ha pagado mi empresa, pero quién sabe cómo será la próxima.

Así que mientras tanto habrá que disfrutarlo. Y ahora mientras estemos tres (o cuatro) más.

jueves, 31 de mayo de 2012

De Madrid a Múnich en coche

Cuando el Google Maps no ofrece la mejor ruta.

Cuando uno se pone a planificar un viaje de estos, lo primero que hace hoy en día es mirar en internet. Eso hice yo, y la verdad que no está nada claro. Uno pensaría que con la fuga de cerebros que hay hoy en día, y por lo visto de mantenidos también, jeje, habría mil posts sobre el tema, qué rutas son mejores, dónde parar a comer, qué tramos hacer por autopista y cuáles coger la regional, pero no.
Bueno, o no los hay o yo no los he encontrado, una de las dos cosas. Cierto que el tiempo y esfuerzo que he dedicado a ello no ha sido enrome, pero no sé, una esperaría más de forocoches, no?
El caso es que he decidido compartir mi experiencia para rellenar ese hueco, y como ahora tengo mil visitas al día en el blog, pues seguro que sube en Google como la espuma ;)

Lo primero decir que la ruta por Google Maps no es la mejor. No, no lo es. Puede que sea la más bonica, yo ahí no me meto, pero el caso es que pasa por muchos peajes y tiene muchas obras.
En mi ilusión, recordaba que la A2 estaba muy de obras hace dos años y la A1 el año pasado, así que entre Irún y Barcelona cogimos Barcelona.
No sé cómo está la otra porque hay que pagar un túnel, un tramo por Burgos y otro luego por San Sebastián, pero creo que en kilómetros al menos es menor. Tendría que mirarlo.

El siguiente punto es que cruzar Suiza no merece la pena. No es que la viñeta no salga a cuenta, al revés. Vale 40 CHF (francos suizos) que salen a unos 34€ al cambio y con ella puedes circular todo el año corriente y enero del próximo por las carreteras suizas. Hasta ahí todo bien.
No lo controlan, pero por lo visto te van grabando y como te pillen sin ella y te paren, el coche se queda allí y si la multa por velocidad son unos 7000 CHF, no me quiero imaginar a cuánto puede salir la gracia.
El caso es que por kilómetro sale bien, pero tiene un montón de obras en el entorno de cada ciudad y muchas limitaciones, así que como hay que pasar por 3 ó 4 ciudades gordas se pierde al final una hora y pico con ello.

Así que nos queda la eterna duda, ¿cuánto trozo recorrer por Francia? Los españoles tenemos la idea de que las autopistas francesas son muy caras, y el caso es que es muy difícil no cogerlas y si te equivocas sale a unos 7€ la gracia de dar la vuelta, por ejemplo, pero por kilómetro en realidad no es para tanto. Y se paga por distancia, con lo que no hay sustos como con las españolas. Por lo menos que yo sepa.
Por lo que lo único que nos queda es subir a Karlsruhe e intentar hacer el máximo trozo por Alemania, donde no cuestan nada y se puede correr o al menos se pierde menos tiempo en proporción.
Vamos, mi recomendación es coger la ruta por Irún y Burdeos, o al menos subir cuanto antes. 

Bueno, aquí os dejo un pequeño resumen de lo que se paga por cada trayecto y el precio del diésel, a fecha actual.

Peajes por España:
AP-2 a Barcelona (214km): 25.80 €
AP-7 hasta la frontera (50 km): 12.45 €
Diésel: 1,36 €/litro

Peajes por Francia:
De la frontera española a la frontera suiza (568 km): 58,80€
Diésel: 1,49 €/litro

Peajes por Suiza:
Viñeta para kilómetros ilimitados (390 km): 34,00€
Diésel: 1,65 €/litro 

En Austria se supone que hay peajes y viñeta, pero no vimos ni dónde comprarla ni pasamos ningún control. Si nos llega alguna carta ya avisaré, pero creo que como son sólo 30 km por la frontera no hace falta.
Diésel: 1,52 €/litro 

En Alemania todas las Autobahn son gratis. Ahora están negociando con la Merkel si ponen una viñeta de esas, pero en principio lo han descartado. En cualquier caso lo de poder ir a la velocidad que le salga a uno de las narices y que tan sólo se recomiende el ir a 130 km/h es una experiencia como para vivirla.
Diésel: 1,42 €/litro
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
[Editado 16/07/2012] Nota:
Han final han sido unos 300€ en total. Aproximadamente 138€ en peajes y 156€ en combustible con un Seat León. Se admiten comparativas :)

miércoles, 16 de mayo de 2012

El veranillo de San Miguel de los alemanes

Los tres santos del hielo (cuidado con las fotos de tetas)
Estos días está haciendo un frío desmesurado comparado con el calorín que hizo el viernes (¿he contado ya que estaba en bikini en el río?).
Al parecer los alemanes tienen un nombre para eso, Eisheilige, que vienen siendo los cinco santos que hay esta semana entre el 11 y el 15 de mayo. También dicen que normalmente la última noche es la peor y es cuando hay incluso escarcha por la noche.
He de decir que esta gente son mú de campo, pero llevan razón, hace dos noches tuvieron que meter mis compañeras sus planticas recién plantadas por miedo a que se les helaran.
Me preguntaba si esto sería lo equivalente a nuestro veranillo de San Miguel, pero resulta que no. El veranillo de San Miguel alemán se llama Altweibersommer y resulta que es mucho más conocido de lo que creemos. Tanto, que por eso es la fecha en la que se celebra el Oktoberfest, para aprovechar los últimos días de calorcico del verano.
En mi afán por conocer más de estas costumbres que tienen los germanos, tan serios y avanzados que parecen ellos, les he contado lo de "hasta el 40 de mayo no te quites el sayo", y resulta que ellos no tienen el dicho, pero sí que tienen lo que llaman el Schafskälte, antes el 11 de junio se dice que no se debe esquilar a las ovejas, porque entonces llega el frío esa noche y se carga a las madres y los cordericos. Vamos, y del 40 al 11 pues ya véis, ahí es ná.
Bueno, por hoy ya he aprendido bastante, siempre es curioso ver cómo las cosas son mucho más comunes y menos locales de lo que pensamos.
Besicos.

martes, 15 de mayo de 2012

Hace un año

Hace un año salí a la calle y me fui a la Pradera de San Isidro. Hacía unos meses que había oído hablar de la página de Democracia Real Ya y antes aún de la de Juventud Sin Futuro (debería llevar la coletilla "en España" para hacer más honor a la verdad), había visto cosas publicadas en el Féisbus y sabía que el 15 de mayo había una manifestación.
Pero no fui.
Estuve tomando sangría y viendo a los panchitos con sus niños monísimos vestidos de chulapos, decidiéndome a comer entresijos y gallinejas, y dando un paseo por Madrid Río y cabreándome y admirando a la vez la capacidad del ser humano de destruir y construir a partes iguales.
No fui porque no hablé casi con nadie sobre ir. Los pocos con los que lo hice, o bien su novia tenía miedo de ir por lo que se podía encontrar, igual que yo un poco vamos, o bien no tenían tanto interés. Supongo que Andrea no estaba en Madrid porque si no seguramente sí habríamos ido, pero igualmente sí que hubo otros muy cercanos que querían ir y que por no comentar o no preguntar no nos enteramos. No me vi con fuerzas y no quise ir sola.
Recuerdo que cuando volví a casa puse el internet y busqué en las noticias, aquellos 30 segundos de fama frente a las aves rapaces, y me dio mucha envidia y mucha rabia no haber ido. Llamé a mi madre y le pregunté que qué le parecía. Ella que no está en el meollo este del intenné obviamente ni había oído hablar del tema. Le dije que me daba pena que no se hubiera dicho nada, que sí que parecía que había mucha gente. 
En realidad hasta el día 17 de mayo no fui, porque los echaron. A mí me parecía que lo de dormir en plaza era un poco trasnochado, pero de ahí a que te echen por acampar cuando la calle de detrás de El Corte Inglés de Preciados está día sí y día también tomada por colas para comprar entradas o ver a famosos, hay un trago.
Esa semana estuve yendo todos los días. Tenía el pie bastante jódider y aún así después del rato del fisio me iba corriendo a Sol. No me extraña que no se me curara, supongo que por muy maja que fuera la chica, 3 ó 4 horas de estar de pie no ayudan precisamente.
Y luego llegaron las elecciones, y parecía que se iba a acabar, pero no. Luego llegó junio, y luego octubre, y ahora mayo otra vez.
Hace un año salí a la calle cuando tenía un trabajo, y uno bueno, cuando ya me decían que la cosa pintaba mal pero aún no sabía que me iba a ir a la calle, cuando todos me decían "tranquila, tú que sabes idiomas no tendrás problema". Ahora vivo en Alemania y el domingo fui a la manifestación en Múnich. En este año casi no he catado el paro, un mes apenas, pero claro, tiene trampa, he tenido que emigrar.
--------------------------------------------------------------------------------------------------
Y bueno, como no podía ser de otra forma, coincidiendo ha salido esto:
Elia Ruiz: "Pido a los políticos que no dejen escapar a más gente formada"

domingo, 13 de mayo de 2012

Anmeldarse a todo

"Sea honesto. Apúntese"
De todos es bien sabido que cada país tiene sus costumbres en cuanto a la burocracia, y que en general, aunque en unos es mejor que en otros, es un puto coñazo.
Los que han vivido en Alemania saben que aquí para todo hay que apuntarse, o anmeldarse como se dice en alemañol. Para empadronarse es anmeldarse, para matricularte de una asignatura es anmeldarse, incluso para apuntarte a la lavandería es anmeldarse. El verbo anmelden y el nombre Anmeldung te persiguen desde que te mudas aquí.
Los que viven en Francia se ríen porque saben que podría ser mucho peor, y los que aún viven en España pensarán "bah, no será para tanto"
El caso es que no lo es, porque son muy educados y muy amables.
Tanto, que en unos casos como es darte de alta en el ayuntamiento o en Hacienda se deshacen en ayudas e intentan entenderte como sea, y en otros como en los impuestos de la tele te lo piden por favor.
En este caso, me llegó el otro día la carta de la foto, en la que me explican en dos páginas que se han dado cuenta de que me he venido a vivir aquí y que no me tienen en su base de datos, y que por tanto tengo que registrar todas las teles, radios, ordenadores, mp3 con radio, y demás cacharros con antena o pseudoantena, para pagar el impuesto correspondiente y tener derecho a ver u oír la señal.
Lo más curioso es que no pone cuánto vale el impuesto y que al final apelan a tu sentido de la responsabilidad, a tu ser bueno, para que lo hagas voluntariamente. También te dicen que si no tienes nada lo devuelvas relleno igual, supongo que para tener algo en tu contra.
Yo obviamente me reí. Porque es cierto que pidiéndolo así dan más ganas de hacerlo, pero está claro que sigo siendo española y si no me dicen cuánto me van a sajar o cuánto puede ser la multa en caso de no hacerlo, ahí se va a quedar.
Supongo que aún me quedan unos años hasta que me convierta a la mentalidad alemana.

lunes, 7 de mayo de 2012

Qué bonico es mi pueblo en primavera

Pues eso.

Mi primera baja alemana

Y la más larga, porque en España a lo más que había llegado era a 1 día, y contando con que estuve yendo a trabajar cuando había un brazo que no podía mover.
Técnicamente quería que este post se llamara Mi primer hueso roto, pero no he tenido tanta suerte y sólo tengo una contusión en las costillas.
El jueves pasado hice un hit & run contra un coche aparcado y me comí el manillar de la bici con el pecho. El coche sólo se llevó un arañacillo, pero en mi caso parece que me va a durar por lo menos un mesecico el dolor.
El caso es que a los alemanes les mola quedarse en casa. Es una cosa que ya había notado y que hemos hablado mucho los españoles, pero es que no deja de sorprenderme. Supongo que es lo que tiene que la gente no abuse del sistema, que cuando estás malo no pasa nada porque faltes porque saben que es porque lo necesitas. Con los resfriados lo normal es quedarse una semana en casa, si no se ponen muy nerviosos o incluso te meten en un cuarto separado del resto de gente para que no los contagies.
Para nosotros es impensable. Cuanto menos faltes mejor. Esta claro que eso tiene lagunas, porque si no se lo pegas a tus compañeros mejor para la empresa, porque en vez de faltar uno si no faltan 5 y el tiempo que están no hacen una mierda porque estan hechos un trapo.
Luego el sistema aquí está bien, puedes elegir el médico que quieras y en mi caso me ha atendido sobre la marcha Le sueltas 10€ en metálico en el momento y te da un papelico de que puedes ir gratis al médico en los próximos tres meses, creo que los dentistas no entran que tienes que pagar siempre. Luego te mandan a hacerte la radiografía a donde te dé la gana, aunque gracias a dios te recomiendan un sito porque si no a ver dónde iba a yo a encontrar en Múnich... En fin, eso, y nada, luego con los resultados los mandan por fax al médico y ya está. Me han mandado un cinturón tetero pá que me moleste menos al respirar y eso también entra. Pagas un dinero (Zuzalung, o pago suplementario) que en este caso han sido 6,57€ y las medicinas igual. Me ha parecido que el ibuprofeno con receta era caro, unos 5€, pero luego pone que sin ella sn 12,70€ así que podría ser peor. No sé si es esto en particular, porque el otro día las pastillas de la alergia no me parecieron tan caras, pero vamos, en general la sensación es de que va más rápido y que en 2 horas sin tener que ir a urgencias ni nada has salido con el diagnóstico y el tratamiento y te puedes ir a tu casa.
Eso sí, hoy me he quedado tan de piedra cuando ha dicho el señor médico que me quedara una semanica en casa, que al final me lo ha rebajado hasta el miércoles. Y menos mal, que ya a ver qué hago yo tres días metidica en casa. Si total, voy a estar sentadica con el ordenador igual.

miércoles, 2 de mayo de 2012

El mundo al revés

Foto: Maibaum Aufstellung
Aquí dicen que soy morena de pelo y de piel. Es lo que tienen estas cosas, claro.
Sin embargo ayer en el Biergarten del Seehaus, en el Englischer Garten (lo que viene siendo en la terracica al lado del lago del parque inglés) nos sentamos con unos españoles, pero con mucha mucha pinta de españoles, que no hizo falta que abrieran la boca para saberlo, y pensaron que era alemana.
¿Y cómo puede ser eso, diréis? Si tienes el pelo oscuro y estás morena. Bueno, he de decir que estoy mucho más morena de lo que estaría a estas alturas en cualquier otra época de mi vida, e infinitamente más que en cualquier momento en Madrid antes de ir a la playa, con ese blanco metro que tanto le gusta a mi madre, pero el truco no es ése. El caso es que iba con mi Dirndl, así una tarde cualquiera de un día de fiesta, rodeada de alemanes con ropa de calle.
No es que esté loca ni que me haya enamorado del Dirndl (empiezo a pensar que sí que un poco más ajustadito no estaría mal), sino que ayer hicieron lo de levantar el árbol, bueno, el tronco pintado de azul y blanco, y luego cuando me iba a cambiar una amiga me convenció para que me lo dejara y ponerse ella el suyo. Sí, habéis leído bien, porque aquí tengo amigas. Ésta en particular está casada y casi que apenas nos conocemos, pero comparado con mi historial, quedar para ponernos la ropa a juego creo que es prácticamente amistad, no? jejeje...

Así que nada, allí estaba yo con mi Dirndl, sin las gafas de sol (maldita la gracia) y hablando mi alemañol, cuando unos compatriotas me confundieron con germana.
Hay quien me ha dicho que este año no tengo excusa para vestirme de rociera en La Línea, y otros que dicen que si no me da vergüenza cuando no he vuelto a tener ni a ponerme traje de gitana el Día de la Cruz desde que tengo más de 5 años. Pues no sé chica, es difícil de explicar.
Puede que sea una necesidad de encajar, de sentirte parte de la ciudad para que el contraste y la sensación de no pertener a ningún sitio se relaje un poco. Puede que sea por disfrazarnos, como dicen otras, o simplemente porque es la novedad.
El caso es que me gusta, que, quitando cuando me siento la única extranjera con ello puesto como ayer, sí que suele haber bastante gente con ello, y que es primavera y hace sol, y parece que ahora mismo sólo se puede ser feliz.
En realidad no es que lo sea, pero por lo menos se intenta parecer bastante.